Desde Salta, la Linda

 

Prof. Roberto Román L.

Universidad de Chile


 

La ciudad de Salta se ubica en el noroeste Argentino. Queda a la misma latitud que Antofagasta, pero ubicada en la vertiente oriental de la Cordillera de los Andes. Lo primero que llama la atención es lo verde de sus valles y montañas. Imposible mayor contraste con la aridez del desierto de Atacama en la otra vertiente de la Cordillera. Esto se debe a que en esta zona el aire húmedo, cargado de nubes, baja desde el Amazonas y descarga su benefactora lluvia sobre la tierra. El aire, ahora despojado de la humedad que da vida, pasa luego hacia Calama, San Pedro y los pequeños oasis que surgen verdes entre medio de la aridez del desierto más absoluto del planeta.

 

  1. Cocina parabólica solar con horno. A un costado, el Doctor Luis Saravia, Director de INENCO y María Cristina Ferrando de EcoMaipo

 

Pero ambos lados de la Cordillera comparten un recurso común: un sol eterno y brillante que riega con sus rayos hasta el más remoto de los rincones de estas tierras. Más aún, como estamos prácticamente sobre el Trópico de Capricornio, la intensidad de la radiación solar varía relativamente poco entre verano e invierno. En resumen, toda esta franja es el terreno ideal para aprovechar la energía solar y aprender a ser los “cultivadores del sol”.

 

Este potencial ha sido reconocido por el INENCO (Instituto de Energías No Convencionales), que pertenece a la Universidad Nacional de Salta. Este Instituto se formó hace más de 20 años por destacados profesionales provenientes de Uruguay y Argentina. Es hoy una de las referencias regionales en el ámbito de las energías renovables. Hace poco pasamos unos días en Salta en la reunión de trabajo de la Red Iberoamericana de Secado Solar de Productos Agropecuarios (RISSPA). En la reunión participamos investigadores de Argentina, Chile, Perú, Uruguay, Brasil, Ecuador, Costa Rica, Honduras y Portugal. Además un numeroso contingente de investigadores de Salta nos mostró el funcionamiento del INENCO y su trabajo de investigación.

 

  1. Parte del grupo de trabajo que se reunió en Salta. Hay investigadores de Ecuador, Brasil, Costa Rica, Portugal, Chile, Argentina, Uruguay y Perú

 

El trabajo de este Instituto se ha centrado en aplicaciones orientadas a satisfacer las necesidades de las personas que viven más alejados de los centros poblados. En particular el problema de la cocción de alimentos para cocinas de escuelas rurales. Allí el interés es poder cocinar para 20 a 30 alumnos. El diseño ha ido evolucionando y el actual es una gran cocina parabólica en cuyo foco se puede instalar una marmita de 40 a 50 litros de capacidad o bien un horno de tres bandejas. Ambos implementos funcionan de maravilla y permiten hornear hasta 240°C de temperatura. Así que con solo la energía del sol se puede hornear pan, asados, guisos y una enorme variedad de alimentos.

 

El segundo trabajo muy novedoso que se está desarrollando es el secado solar a escala industrial. En la quebrada de Humahuaca (al interior de Jujuy) y con la cooperación Española, se han instalado dos plantas de secado solar industrial de productos agropecuarios. El trabajo ha ido mucho más allá de la parte técnica, pues incluyó una completa capacitación del personal de la Cooperativa Agrícola en aspectos de organización, gestión, marketing y manejo técnico. El diseño del secador solar se desarrolló íntegramente en el INENCO y el sistema está funcionando a la perfección, deshidratando zanahorias, acelgas, quínoa, ajo, cebolla y todos los productos propios de esta hermosa quebrada.

 

  1. La planta de secado solar de Huacalera. En primer plano los colectores para calentar aire. Al fondo, el edificio de elaboración de alimentos y parte del personal

 

El producto final no solo son hortalizas deshidratadas. También se está desarrollando toda una línea de sopas instantáneas basadas en productos naturales: sopa de quínoa con ajo y cebolla, sopa de maíz morado y sopa de verduras de la quebrada de Humahuaca. Ahora el esfuerzo se centra en comercializar esta línea de excelentes productos tanto en las grandes ciudades de Argentina como de Europa.

 

El trabajo que se está realizando se basa en estimular el desarrollo local aprovechando las ventajas comparativas del lugar y dando espacio a actividades que generan trabajo. Además se parte de la base de que un desarrollo sustentable implica utilizar las fuentes de energía que no se agotan y además son no contaminantes. En la zona esto implica fundamentalmente el sol y la biomasa.

 

Junto con el trabajo productivo, el desarrollo local se ha ido potenciando con la puesta en valor del patrimonio local. La quebrada de Humahuaca ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Esta declaración reconoce el hecho de que en la quebrada existen importantes restos precolombinos, incluyendo petroglifos, pukarás y numerosos restos arqueológicos. Además hay un importante patrimonio cultural basada en los usos y costumbres de la población local.

 

Por supuesto se ha estimulado el desarrollo agrícola, la promoción de actividades como la producción de miel y la manufactura de telas y otros productos elaborados.

 

  1. El Pukará de Tilcara, en la quebrada de Humahuaca. Este Pukará tiene más de 800 años de antigüedad. Controla una de las rutas estratégicas desde el Alto Perú al noroeste Argentino

 

La primera vez que estuve en Salta fue en 1988. Siempre la ciudad me ha dejado la mejor de las impresiones. Pero antes era un rincón casi olvidado de Argentina y ahora esta zona está llena de visitas del resto de Latinoamérica y Europa.

 

El centro de la ciudad está totalmente remodelado. La catedral y el Cabildo restaurados y con una hermosa iluminación nocturna. Hay actividad a toda hora y se nota una juventud bullente y alegre. A un costado de la plaza está el Museo Arqueológico de Alta Montaña. En una pequeña, pero muy hermosa exhibición, se muestran los antecedentes y los ajuares de varias momias de santuarios de altura de Salta. En particular los tres entierros encontrados en la cima del volcán Llullaillaco a más de 6.500 metros de altura.

 

Estos entierros y los adoratorios asociados muestran de que el fenómeno que se dio con el niño del Plomo no ha sido algo único, sino un planteamiento ritual común a todo el Tahuantinsuyo. Llama profundamente la atención el parecido entre los ajuares que acompañaron a estos pequeños mensajeros a los dioses.

 

Es cierto que Salta ha progresado, pero el mismo progreso se nota en toda la Argentina. La gente se ve en las calles con más optimismo que hace unos tres años atrás y las ciudades están más brillantes y activas. Algo que llama mucho la atención es el cariño que la gente le tiene a su música y bailes tradicionales. En las peñas el público baila sambas, chacareras y toda la rica variedad folklórica del noroeste de Argentina.

 

La sensación más importante con que uno se queda es que la mayor riqueza de un lugar se encuentra en su gente. Son las personas las capaces de sacarle el brillo que corresponde a un lugar y es el orgullo de la gente local la que permite al visitante comprender lo único de las riquezas que se tiene a mano.

 

Es esta la fórmula que debemos aplicar acá: estimular el desarrollo local, poner en valor las riquezas culturales y naturales que nos rodean y mostrar este lugar único al resto del mundo.

 

Todos saldremos ganando.

 

 

5. La Catedral de Salta tomada desde la plaza


Publicado en "Nuestro Cajón del Maipo" en Noviembre de 2006.