Visiones de Costa Rica…

Prof. Roberto Román L.

Universidad de Chile


De todos los países de Centroamérica, sin duda el más atractivo y amable es Costa Rica. Con una superficie de solo 51.000 km2 (menos del 8% de la de Chile) y una población de algo más de 4 millones, los “Ticos” han sabido aprovechar lo que la naturaleza les dio para hacer un país excepcional.

Es un lugar sin muchos recursos naturales (no hay oro, cobre, petróleo u otros minerales), que en el pasado no albergó grandes culturas (los Mayas nunca anduvieron por aquí) y en la época de la Conquista Española, tampoco atrajo a grandes exploradores. Sin embargo es sin duda el país más próspero de América Central. Su producto geográfico bruto per cápita es similar al de Chile y el nivel educacional medio es superior al nuestro. Quizá un elemento clave en su idiosincrasia es el hecho que en 1948 este país abolió las Fuerzas Armadas. Así que hoy no tiene ejército, marina o aviación. Solo hay policía y una guardia civil que cumple la misión de control de fronteras y labores análogas.

 

Hace pocos días fuimos invitados a Costa Rica por parte de la Universidad Nacional de Heredia. En parte por reuniones de trabajo de nuestra Red Iberoamericana de Secado Solar de productos agrícolas y además para participar en un Seminario de Secado Solar.

  1. En la Universidad Nacional de Heredia entre artefactos solares

 

Los días de trabajo fueron entretenidos en si, pero un día nos escapamos a recorrer un poquito este hermoso país. La economía “Tica” tiene entre sus sectores más importantes el turismo y eco-turismo. Casi el 30% de la superficie del país son parques nacionales y áreas de protección. También una considerable superficie en manos privadas está dedicada al establecimiento de parques y reservas que saquen provecho de los valores naturales. Lo más positivo de esta actividad es que la misma origina muchos puestos de trabajo con buena calidad de remuneración.

 

  1. Encima del cráter del Volcán Poas. Se observan las fumarolas y las áreas afectadas por la última erupción en 1999.

En esta ocasión visitamos el parque del Volcán Poas, la zona de cataratas “La Paz” y el día finalizó por un paseo por el río Sipaquiri.

 

El Volcán Poas es uno de la decena de volcanes activos en el país. Su cráter tiene unos 1500 metros de diámetro y al centro hay una laguna plena de fumarolas y rastros de reciente actividad. Cerca del cráter activo existe un segundo cráter, más pequeño, inactivo, que hoy es una hermosa laguna. Este volcán, muy cerca de San José (la capital) es visita obligada por la hermosura del paisaje, los numerosos cafetales en las laderas, las casitas con estilo un poco Alpino y los abundantes cultivos de frutillas. El Volcán tiene unos 2600 metros de altura, esta mayor altura implica un clima más fresco que permite el crecimiento de frutillas y otras especies vegetales más propias de climas menos tropicales.

  1. En el mariposario numerosas mariposas cuelgan como flores de un pequeño arbolito.

Desde el Volcán nos llevaron a las cataratas “La Paz”. Este es un emprendimiento privado en que un sector de ladera montañosa y tropical ha sido convertido enun verdadero paraíso natural. En muchos lugares hay pequeñas bandejas para alimentar pájaros, los cuales llegan en cantidades y no tienen recelo alguno del turista. Además hay un aviario en una gran jaula por el interior de la cual uno se pasea disfrutando de las aves que allí habitan; un gran mariposario donde se pueden observar numerosas especies de mariposas del lugar desde su etapa larval hasta su resplandeciente adultez; un serpentario y otras atracciones. Entre estas últimas vale la pena citar un jardín con numerosos bebederos para picaflores. Allí llegan decenas de ejemplares de variadas especies los que se pasean a su aire entre los turistas.

 

  1. Un típico carro tirado por bueyes. Mientras más elaborada la decoración, más apreciado el dueño.

Por si lo anterior fuera poco, el todo se complementa con un jardín de orquídeas, un ranario y una caminata para observar cuatro hermosas cataratas que se descuelgan entre la floresta tropical. Este paseo es por excelentes senderos (todos con pastelones para evitar erosión) y se pasa al lado de dos de las cataratas. Al final del paseo uno queda con la sensación de haber visitado algo único y de gran calidad.

 

Al ver lo que se ha hecho en este país, nos salta de inmediato la pregunta: ¿Y nosotros cuando? En efecto, en nuestro Cajón del Maipo tenemos variedad de paisajes y lugares que, si bien son de características muy diferentes a Costa Rica, son tan únicos y hermosos como los de este pequeño país. Y si casi el 30% del producto interno bruto se debe al turismo en Costa Rica, ¿Por qué no podría dar el turismo en el Cajón un 30% del empleo local? La respuesta evidente es que si se puede. Pero para hacerlo aún nos falta a nosotros mismos creernos el cuento.

 

5. En una de las cataratas de La Paz. Nos acompaña una chica alemana.

  

Un pequeño país, sin grandes recursos naturales ni riquezas aparentes es el más próspero de Centroamérica porque se ha identificado con el medio ambiente y el disfrute de sus recursos naturales. La mayor riqueza que tienen es su paisaje y su gente. Creemos que allí hay una gran lección que se hace necesario aprovechar.