Una Carta desde Europa…

 

Prof. Roberto Román L.

Universidad de Chile


Cuando esta nota salga publicada en nuestro periódico, ya estaremos de regreso en casa. Hemos realizado una rápida pasada por Italia (Nápoles, Florencia, Roma); Alemania (Dortmund, Aachen y Julich) y España (Madrid) en un viaje en que se combinaron temas de trabajo como también turismo. A través de esta nota quisiera transmitir a nuestros lectores una visión de la nueva Europa que se está vislumbrando en estos inicios del Siglo XXI. Se trata de una Europa que está profundamente interesada en los temas ambientales y que, a través de hechos concretos, se prepara para luchar frontalmente contra el mayor desafío que tendremos en la primera mitad de este siglo: controlar el calentamiento global.

 

Para ser justos, el esfuerzo no es igual en toda Europa. Destacan desde el lado positivo Alemania, Suecia, Grecia y Dinamarca. Un poco más atrás están España e Italia. Luego vienen Francia, Inglaterra y los otros países que conforman la Unión Europea. Sin duda el país que más destaca es Alemania. Existe un compromiso explícito de reducir las emisiones de gases efecto invernadero al menos un 10% por debajo de lo que eran en 1990. Y esto en un entorno en que la actividad económica sigue creciendo, pues Alemania es uno de los grandes motores de la Unión Europea.

 

  1. Un auto eléctrico en las calles de Florencia…

 

Cuando se produce la reunificación Alemana en 1991, se une a Alemania la antigua Alemania del Este. Desde el punto de vista demográfico, esto significó aumentar la población en unos 15 millones de habitantes. Pero la antigua Alemania del Este era un país con industria obsoleta y procesos altamente contaminantes. Así que en los quince años transcurridos se han realizado enormes esfuerzos para mejorar la industria y reducir de manera drástica la contaminación.

 

Una cosa que llama la atención en Alemania es el hecho de que por donde uno se mueve, es común ver grandes turbinas eólicas y otro tipo de instalaciones solares. Muchas casas tienen sistemas de agua caliente sanitario solar y en forma muy común se ven casas y edificios con grandes paneles fotovoltaicos que durante las horas del día alimentan a la red eléctrica. Estos suman más de 100.000 casas "solares eléctricas". Absolutamente todas las edificaciones tienen diseños que permiten radicales ahorros de energía (mejor aislación, control de infiltraciones, iluminación natural, sistemas “inteligentes” para apagar luces y controlar temperaturas).

 

  1. En el Instituto Solar Jülich, con el Dr. Klemens Schwarzer, quien nos muestra un novedoso sistema solar de destilación de agua. Un objetivo de nuestro viaje fue establecer acuerdos de trabajo con Jülich

 

Pero hay otros síntomas evidentes de esta conciencia ambiental: gran parte del transporte interurbano se realiza por una excelente red de trenes (eléctricos); ni buses, camiones o automóviles emiten contaminantes visibles; a la hora de escoger un vehículo los usuarios se fijan en su consumo y bajo nivel de emisiones; toda la basura es separada y más del 80% es reciclada; los procesos industriales cuidan muchísimo su eficiencia energética y su bajo nivel de contaminación.

 

Las razones que están detrás de todo este esfuerzo no son meramente altruistas. Es un hecho de que la conciencia energética y ambiental de Alemania le permite ser hoy día una verdadera potencia al momento de desarrollar tecnologías en el campo eólico, solar, energético, de descontaminación y ambiental. También está el hecho de que mientras más profundamente se involucran en el tema, más oportunidades aparecen de generar tecnología, puestos de trabajo y productos exportables. Solo la industria eólica significa más de 75.000 puestos de trabajo.

 

Pero no todas las medidas son tan espectaculares. Existen muchas, muy sencillas, que tienen gran impacto. Por ejemplo, en todas las ciudades existen grandes facilidades para el uso de la bicicleta. Esto va desde ciclovías especiales en la ciudad, lugares especiales de estacionamiento, áreas donde no está permitido entrar en auto, pero si en bicicleta, ciclovías entre ciudades y facilidades para llevar bicicletas en los trenes.

 

  1. Un tren suburbano, con lugar para alojar bicicletas. A pesar de la lluvia, más de 6 ocupantes del carro llevaban su bicicleta.

 

Sin duda la bicicleta es uno de los medios de transporte más eficientes jamás inventados. Además el usarla implica que uno hace ejercicio. Por lo tanto en toda Europa y especialmente en Alemania, se están dando las mayores facilidades para su uso.

 

Por primera vez vimos, aunque aún en forma tímida, los primeros autos eléctricos (cero contaminación) en las ciudades. En Roma, Nápoles y Florencia también hay pequeños buses eléctricos en las zonas más históricas. Esto implica menos ruido y cero contaminación.

 

Por supuesto también operan las fuentes “convencionales”. Gran parte de la generación eléctrica en Alemania es en base a carbón. Pero sus plantas emiten cero particulado y se están haciendo esfuerzos para, en un plazo breve, reducir o eliminar las emisiones de CO2. Esto generará nuevas tecnologías que a su vez podrán ser exportadas.

 

En nuestra prensa se está hablando más cada día sobre la opción de energía nuclear. Al menos en Alemania, está claro que esta opción está descartada. En la medida de que las antiguas plantas (ya en operación) van cumpliendo su vida útil, se irán desactivando. No hay planes para instalar nuevas. La razón es sencilla: los costos reales de la energía nuclear han sido mucho mayores de lo que sus apologistas nos quieren hacer creer. Y las “nuevas” tecnologías nucleares aún están a muchos años de ser tecnológicamente viable[1].

 

  1. En uno de los numerosos campos eólicos de Alemania. Hoy este país obtiene más del 15% de su energía eléctrica a partir del viento.

 

  1. Una vista de la base de una torre con una turbina al fondo. Da buena idea de la escala de las máquinas.

 

¿Cuál es la lección que podemos sacar de todo lo observado?

 

En primer lugar de que no existe una “solución mágica”. Es decir que a futuro no se ve que una gran fuente energética sea la base para promover el desarrollo. Luego de que ser eficientes y tener baja contaminación es casi equivalente. También está el hecho de que soluciones de muy bajo impacto (por ejemplo las bicicletas) pueden tener una importancia enorme en la medida de que gran parte de la población las adopta. Y finalmente está el hecho de que el desarrollo de nuevas tecnologías hace aparecer nuevas oportunidades de negocio y puestos de trabajo.

 

En el caso de Chile tenemos la desventaja de estar mucho más atrasados en este proceso de “toma de conciencia”. Como vivimos en un lugar aislado y relativamente poco contaminado, no nos damos cuenta inmediata de los problemas que aquejan el planeta. Solo nos preocupa cuando no llega el gas de Argentina o siguen subiendo el precio de los combustibles. Pero tenemos la enorme ventaja de estar en un país con recursos de energías renovables realmente enormes. La radiación solar que hay en Punta Arenas es similar a la que existe en el mejor lugar de Alemania. Pero nos queda por hacer todo al momento de identificar oportunidades, preparar personas y desarrollar proyectos. Es un esfuerzo esencial para las próximas décadas.

 

Los últimos 50 años de desarrollo del planeta han sido impulsados en gran parte por la energía del petróleo. Sin duda se han producido cambios y ganancias para sectores de la humanidad, pero también ha ido quedando una huella de contaminación, lugares arrasados y mucha pobreza en este proceso. El tema ambiental se ha tornado imperativo, como también la seguridad de suministro energético.

 

La gran lección que debemos sacar es que es mucho más razonable utilizar energías renovables, las que siempre están presentes, que convertir en humo y contaminantes los recursos de nuestro planeta.

 

 

6. Casa con paneles fotovoltaicos para generar electricidad. En Alemania hay más de 100.000 casas similares. El exceso de energía se alimenta a la red. Así que estas casas no solo no consumen en forma neta, sino que son pequeños generadores que apoyan a la red.

 



[1] En un artículo futuro nos referiremos in extenso a la energía nuclear.

Publicado en "Nuestro Cajón del Maipo" en Febrero de 2007.